Font Size

Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Hugo Chávez es un elemento desestabilizador para la seguridad hemisférica

  • PDF

 

Publicado en el Periódico El Tiempo de Bogotá-Colombia

Por Escritor-estratega

 

         El reciente anuncio del gobierno ruso de la venta masiva de un millonario cargamento de armas con destino a la injustificada carrera armamentista venezolana, constituye el corolario de una serie de hechos estructurales, que apuntan a demostrar que el controversial presidente Hugo Chávez, es un elemento desestabilizador para la seguridad hemisférica, para la paz del continente y para el equilibrio geopolítico y geoestratégico de las superpotencias.

        La presencia de bombarderos estratégicos rusos, sumada a la dependencia política e ideológica de La Habana y Moscú, a la par con la desafiante actitud frente a los Estados Unidos, con la apertura de refinerías en la China, alianzas con los gobiernos islámicos extremistas y cercanía con la dictadura norcoreana, configuran una realidad: En contraste con los conceptos ligeros de quienes lo miran como un loco o desadaptado, en realidad Hugo Chávez es la punta de lanza del marxismo cubano y de los intereses globales de Rusia sobre Latinoamérica.

      Y todo eso con el deseo a largo plazo de deshacer la influencia de los Estados Unidos en el hemisferio, asi como la derrota del capitalismo. Aunque suene utópico o exagerado, eso en realidad es lo que persigue Chávez, cuyo plan no ha sido tomado en serio, pese a las evidencias.

      En el caso colombiano, determinado el primer objetivo de la expansión chavista, ni la academia, ni la dirigencia política, ni los analistas del conflicto, observan la agresión con la gravedad que ella encarna. Muchos de ellos son escépticos y siguen creyendo que se trata de las actitudes calenturientas de un aislado mandatario tropical, sin darse cuenta que sus actitudes son producto de una estrategia habilidosa de la dictadura cubana y de un egocentrismo ilimitado, que  hace delirar a Chávez,  que él es la reencarnación del Libertador Simón Bolívar.

      La vergonzosa compra de conciencia de la mandataria argentina Cristina Kirchner a quien le financió la campaña presidencial, asi como la influencia que ejerce sobre sus cachorros en Quito, Managua, Asunción y La Paz, con la venia complaciente de Lula Da Silva, asi como la influencia que ejerce Chávez en la Coordinadora Continental Bolivariana, son asuntos que deben ser examinados con suma precisión. No son cosas aventuradas. Hay una revolución en marcha, y lo que es mas grave, es liderada por alguien sin mesura, ni compostura, capaz de cometer cualquier exabrupto, en aras de satisfacer su egolatría.

       Construir un monumento a Tirofijo, financiado con dineros oficiales de Venezuela y cohonestado por Chávez, no es un hecho simplista. Se trata de la legitimación calculada de un terrorista, con el fin de minimizar el sacrificio del pueblo colombiano por defender la libertad.

     No es un mero simbolismo con fines sicológicos. Es una jugada política, desafiante e irreverente frente a la soberanía nacional y la libre autodeterminación de los pueblos. Es una declaratoria de guerra, disfrazada de hechos intrascendentes.

       La razón es sencilla: Si Chávez respetara a Colombia o no estuviera interesado en tumbar al presidente Uribe, hubiera reaccionado y su gobierno se hubiera opuesto a esta afrenta contra Colombia. Por el contrario ha mantenido silencio cómplice, pues en el fondo, Chávez es el gestor de esta idea.

      En reiterados escritos hemos insistido, que se cierne una grave agresión contra Colombia, que Chávez está preparando un ataque militar, que no nos podemos confiar en que los Estados Unidos nos apoyarían, que las Farc siguen vivas, que el complot internacional contra la institucionalidad colombiana sigue vigente y que el trinomio petrodólares venezolanos, coca de las Farc e ideología cubana son los combustibles de este plan estratégico.

      Es hora de iniciar a tomar correctivos antes que Chávez incendie la región con una guerra de efecto dominó, que puede alcanzar connotaciones mundiales. Y eso lo sabe muy bien el bocón mandatario venezolano. Es más eso es lo que pretende desatar.    

       Por esa razón, la seguridad hemisférica está en vilo. Y Chávez es el perturbador.


Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido
Analista de asuntos estratégicos
www.luisvillamarin.com


blog comments powered by Disqus